Tatuar en casa y las Inspecciones

Tatuar en casa y las Inspecciones

enero 2, 2015 43 Por Cool Tattoo SL
Anuncios
Share
 

Tatuar en casa es ilegal

¡Sí! te guste o no, tatuar en casa es ilegal…

Hoy me tocaba hablar de algo que surgió en el tattoo meeting nº 13 (sí, otra vez, dio para mucho). Se trataba de la cuestión de tatuar en domicilios particulares, la pregunta en concreto era ¿puedo tatuar en mi casa? Pues la respuesta es NO, no legalmente claro, no se dan nuevas licencias de negocio en domicilios.

La siguiente pregunta era ¿una persona que tatúa en su casa puede “sufrir” una inspección de sanidad?, a ver si me explico ¿Puede un inspector de trabajo hacer una visita a la mafia, a ver si tiene a todos sus asesinos dados de alta y que cobren según convenio? No ¿verdad? Pues eso, que si eres ilegal, eres ilegal.


¿Qué puede hacer la gente que paga sus impuestos, ha puesto en riesgo su propio dinero por su sueño, la gente que lo ha hecho bien, que ha seguido los pasos con lo que eso cuesta?

Os lo voy a decir muy clarito, denunciar. No me sirve la excusa de “como estoy empezando y no tengo pelas tatúo a mis amigos o a los incautos que se dejan, gratis o a cambio del coste de los materiales”, porque piénsalo bien, si quieres montar un bar ¿qué haces? ¿Te compras unas coca colas y unas botellas en el súper, abres las puertas de tu casa y a servir copas a todo el que entre? (como estoy empezando) o si quieres ser conductor de ambulancias, tumbas los asientos de atrás de tu coche y ¡ala! a practicar (como estoy empezando), eso es una excusa, ser muy vago…

Todo el mundo que ha puesto su negocio ha empezado exactamente igual, todos odiamos el papeleo, los impuestos, la burocracia, la falta de financiación…

Pero si crees en ti y lo ves como tu verdadera profesión deberías hacerlo bien y no devaluar el sector con tus malas prácticas, por muy profesional que te creas.

La realidad es que estás diciéndole al mundo que esto lo hace cualquiera, que no hay que tener respeto por los profesionales, que son unos careros aprovechados, que las inspecciones de sanidad no son necesarias, que tener autoclave o las condiciones higiénicas mínimas requeridas por la ley no van contigo, porque estás por encima del bien y del mal.

Así que animo a todos los compañeros que sí lo han hecho bien a denunciar sin ningún tipo de mala conciencia, vergüenza o complejo, porque nosotros somos los buenos, no lo dudéis ni un momento.


Artículo escrito por:

Mónika Rodríguez, Profesora de derecho laboral. Ver blog de Mónika.

Share
Anuncios